RSS

Archivo de la categoría: Novela

Un guión Pixar

Andrew Stanton es escritor, y en algunos casos también el director, de “Toy Story, Monsters Inc., Buscando a Nemo, Wall·e, Up”, todos ellos guiones de Pixar. Su sensibilidad por la familia y sus aptitudes para la escritura han dado lugar a películas entretenidas y familiares, destinadas a niños, jóvenes y mayores por igual, sin duda un reto. Analizando cada una de las historias se llega a una fantástica deducción, a tres pepitas de oro, a tres pistas muy básicas en su estructura y planteamiento general:

-Un carácter condicional: Ya sabemos lo importante de construir un buen personaje, es básico, él será el que nos lleve de la mano a través de la historia. Un término que acompaña al personaje y cuya conducción, solo revela sus auténticos rasgos en determinadas condiciones o bajo presión. Por ejemplo, el personaje Walter White en “Breaking Bad”, que al principio de la serie parece un hombre perfectamente normal. Pero cuando tiene la oportunidad de ganar miles de dólares fabricando metanfetamina, no lo duda ni un segundo, no se puede resistir, y es sólo entonces que averiguamos lo que realmente son capaces de hacer este tipo de personajes. Stanton utiliza como ejemplo a Woody en “Toy Story”, que resulta ser muy territorial, pero sólo se muestra su carácter condicional cuando su dominio se ve amenazado por Buzz Lightyear. Tal vez un icono violento de este tipo de ejemplo es el personaje de David Sumner, interpretado por Dustin Hoffman en “Perros de paja“.

-2 + 2: Dale a la audiencia todos los valores de la ecuación de tu historia, pero de manera calculada y premeditada. En pocas palabras, dar el 2 + 2, la audiencia resolverá que es igual a cuatro. Ya sea la clave para la motivación de un personaje, el tema o la moral que estás tratando de expresar, o la clave de la trama del misterio, lo mejor es mostrarlo y dejar que el espectador haga la suma. En la película “Fargo”, un conductor que ha sido detenido por un policía muestra su licencia en una cartera que tiene un billete de cincuenta dólares que sale de ella, y le dice al oficial algo en la línea: “Tenía la esperanza de que podríamos arreglar esto de otra manera”. Obviamente, le está ofreciendo un soborno, pero en este punto nos podemos preguntar muchas cosas también. La declaración del automovilista técnicamente deja mucho espacio para la interpretación. ¿Realmente quería pagar su multa en el acto?, de esta manera no es culpable de intentar sobornar a un agente del orden público. ¿Sobresalía de la cartera por accidente? En un nivel más profundo de comunicación, pensamos que el soborno puede ser considerado insultante por parte del policía, dando como resultado el arresto por intento de soborno, pero de cualquier forma, también se podría pensar lo contrario, que el policía lo amaña y gana un dinero extra.

-Contar historias es como contar un chiste: Comenzar una intervención con una broma divertida, con un acento gracioso siempre es de gran ayuda. Una broma es la esencia de contar cualquier historia, es dar al oyente lo mínimo, pero no una pizca menos de lo que se necesita para entender lo que está pasando, y cuando menos se lo espera, decir lo que realmente sucede, y luego terminar en un punto que nadie se espere, la sorpresa final.

 
2 comentarios

Publicado por en septiembre 6, 2010 en Artículos, Cuentos, General, Guión, Novela

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cada villano es también un héroe

Una cosa útil a recordar al representar historias con un antagonista claro: probablemente él no sabe que es el malo.

En “Jungla de cristal” nuestro héroe es John McClane, un policía de Nueva York que lucha contra grupo terrorista que se apodera del edificio Nakatomi Plaza en la ciudad de Los Ángeles y secuestran a un grupo de rehenes. Aunque el villano de la película,  Alan Rickman, es probable que se vea a sí mismo como el personaje de George Clooney en “Ocean’s 11”. En “Michael Clayton”, nuestro héroe trabaja en un famoso bufete de Nueva York aunque no ejerce de tal, se dedica a arreglar cosas. Es un ejemplo de cine de denuncia que lanza puñales al poder y a su falta de moral, donde la malvada Tilda Swinton, en realidad, lucha para protegerse a sí misma y a su compañía, es la implacable abogada del otro gran bufete de abogados. Ella lo ve como una historia de supervivencia, y se ve a sí misma como una elegida, una heroína. Incluso los monstruos, como el tiburón de “Jaws” o los velocirraptores de “Jurassic Park” pueden ser héroes de su propia historia. En “Alien”, la Reina es la defensa de su prole. De esta manera el conflicto es aún más fuerte, más real.

Si estás escribiendo un cuento, una novela, un guion de comedia o una película de acción, siempre es bueno, necesario y divertido mirar la historia desde el punto de vista del villano y preguntarnos: ¿Qué está tratando hacer? Además del héroe, ¿Qué otros obstáculos va a encontrar en su camino? Con demasiada frecuencia nos topamos con una limitada motivación del villano como la venganza o la codicia, pero buscando más a fondo, a través del viaje, en los recovecos de la estructura argumental, encontraremos que el arco emocional de cada uno de los personajes nos da algo nuevo y sirve para empujar aun más nuestra historia, además de romper con estereotipos y clichés comunes en su construcción.  Dótalo de simpatía, déjalo ganar un par de veces y observa cómo trabaja, como ejerce su maldad deliberadamente y se enfrenta a su homónimo. Es sin duda un elemento crucial para los giros en la trama. El antagonista no necesariamente tiene que ser siempre un humano ni tampoco “bueno” o “malo” literalmente. Puede también representar algún elemento psicológico o místico. En el estilo típico de las historias en que un héroe se debe enfrentar a un villano, ambos pueden ser definidos como protagonistas o antagonistas del otro, respectivamente.

 
8 comentarios

Publicado por en agosto 24, 2010 en Artículos, Cuentos, General, Guión, Novela

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

El subtexto y los silencios

Hace unos días Javier Meléndez escribía en su fantástico blog: “lasolucionelegante”, sobre los peligros de no usar correctamente el subtexto, quisiera hablar también de este peliagudo concepto además de remarcar la importancia de los silencios en el lenguaje cinematográfico, esa cuarta dimensión llena de intencionalidad, de acción y por lo tanto de subtexto, un gran elemento de significación.

El silencio trata de decir de lo que no se puede decir, aunque paradójicamente cuando hablamos de cine, si dice y mucho, sobre todo en los diálogos, aunque esté presente en toda la narración a modo de subtexto, justo lo que hace que al final del recorrido entendamos la profundidad de lo que la historia y sus personajes tratan de explicarnos, es como un secreto direccional, que poco a poco se desvela y muestra todas sus consecuencias. Mucho es lo que se dice cuando no se dice nada. El silencio se convierte en el motor que hace avanzar la historia y en el activador de la incertidumbre en el espectador. Los diálogos de los personajes se insertan en esta ilusión de realidad. El diálogo es la manifestación externa de los personajes como seres vivos dentro de la ficción en el transcurso del discurso, durante el cual, además, el espectador puede asistir a su evolución manifestada también en su modo de hablar y en su modo de callar al enfrentarse a los otros. El cine apela al sentido de la realidad del espectador que es consciente de la irrealidad del relato cinematográfico, pero que lo contempla como un acontecimiento real que sucede en presente. El deseo del personaje procede de una motivación. El personaje tiene una razón para hacer y para decir o no decir. Esta motivación puede ser inconsciente o manifiesta, pero en todo caso sembrada a lo largo del relato. Lo que no se muestra o no se dice permanece oculto hasta que es desvelado por el propio personaje o por otro personaje en el transcurso de los acontecimientos.

El silencio en el diálogo no es un vacío, ocupa tiempo en el discurso cinematográfico. El no hablar o el callar es su significante, que es plenamente percibido por el espectador a través de otros códigos (gestual, secuencial, fotográfico, pictórico, etc.) que intervienen en la imagen cinematográfica. En este tiempo en el que permanece la imagen y la palabra se interrumpe, tornándose ausencia, se encuentra el significado del silencio. Si la elipsis es un vacío de significante en el discurso (no ocupa tiempo ni espacio) y nos remite a la historia para encontrar su significado, el silencio encuentra su significante y su significado en el propio discurso, ocupando tiempo y espacio. El silencio dialógico en el cine no equivale a falta de sonido, sino a ausencia de palabras en presencia de imágenes.

En el relato cinematográfico el espectador interpreta los silencios y palabras expresados en el diálogo a través del subtexto, entendido éste como la suma de circunstancias que se muestran en una escena y en las que están inmersas el personaje, la situación y las palabras y silencios que componen las frases y su intencionalidad. La lógica narrativa, de la que da cuenta la trama a través de momentos de siembra y recogida de conexiones, es la clave para que el espectador interprete el subtexto.

El subtexto es un término de origen teatral que se conceptualiza a finales del siglo XIX. Constantin Stanislavski fue su primer teórico e impulsor. No es coincidencia que esto suceda cuando la psicología freudiana se ha desarrollado y penetra en las vanguardias artísticas (simbolismo, surrealismo, etc.) que comienzan a interesarse por la mente y los mecanismos ocultos que hacen actuar al ser humano. Stanislavski, que viajó por todo el mundo, influyó en EE.UU en la creación de distintas escuelas de interpretación, como la de Lee Strasberg, el conocido profesor de actores como Marlon Brando, Paul Newman, Al Pacino, etc… y que fundó el Actor’s Studio con el director Elia Kazan. O Sanford Meisner, de cuya escuela surgieron el dramaturgo y director cinematográfico David Mamet o William Layton, que introdujo el llamado “método” en España.

La característica principal del subtexto es que enriquece el contenido en distintos planos y dimensiones de la ficción que el contenido aparente del diálogo no aporta directamente, pero que sugiere implícitamente en el uso del lenguaje y en el modo de actuar de los personajes creando de este modo una visión más completa de lo que está viviendo. Es el contenido que no se enuncia en un texto, pero que sumergido en el relato cinematográfico, se expresa por medio del comportamiento del personaje a través, por ejemplo, del ocultamiento y los sobreentendidos. El silencio forma parte del texto, puesto que también se enuncia, no es una metáfora, como algo que sustituye a otra cosa.

Stanislavski acuñó una frase en “La construcción del personaje”: “Lo más importante del texto está en el subtexto”. Esto hace referencia a que la plena significación de lo que se dice se encuentra precisamente en lo que no se dice o en el cómo se dice, en aquello que está latente en el diálogo de los personajes. Los personajes no sólo hablan con palabras, sino con la intencionalidad de las palabras y los silencios que acompañan a esas palabras. Dicho de un modo rotundo, el sentido último de lo que dicen los personajes está precisamente en lo que no dicen. Es la parte oculta de un iceberg, mientras que el texto es la parte que se muestra a simple vista. Es el mundo interior del personaje y sus circunstancias; las razones secretas que el personaje no quiere descubrir conscientemente a los demás; las razones que el personaje se oculta a sí mismo (es decir, su inconsciente); la ironía, la sátira, el sarcasmo, la hostilidad encubierta, el deseo de herir sin descubrirse; la reacción que surge en el interior del personaje al escuchar a los otros personajes, sus frases y comportamiento; la reacciones que se producen durante los silencios y que activan el monólogo interior que quizás el personaje podría expresar verbalmente y no lo hace.

El subtexto no está expresado de un modo directo en el relato cinematográfico, puesto que entonces dejaría de ser subtexto y pasaría a ser texto. En cuanto al diálogo, el subtexto encuentra su referente en las acciones que contradicen lo dicho por los personajes y, sobre todo, en el acto del lenguaje, en el silencio significativo que alienta la imagen.

En el diálogo cinematográfico, como en la vida misma, el acto de hablar no es un discurrir de palabras. Es un discurrir de palabras y silencios. En un diálogo, el habla es un decir y un no decir y es la presencia de ambos elementos lo que lo dota de sentido dentro del relato. Son las relaciones entre ambos componentes lo que le da sentido a una frase, a un enunciado, a un discurso. Por tanto, palabra y silencio se vinculan muy estrechamente en el lenguaje cinematográfico.

 
4 comentarios

Publicado por en agosto 10, 2010 en Artículos, General, Guión, Novela

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dar vida a un personaje

Los personajes dan vida a nuestro guión y un personaje necesita que nosotros le insuflemos la fuerza interna sustancial mediante la que obra el ser que la posee o de actividad natural inmanente autoperfectiva, dicho de otra forma: dar vida a nuestro personaje.

Los personajes no son perfectos, nadie lo es.  No hay un personaje perfectamente bueno y otro perfectamente malo si se trata de un  personaje tridimensional, con los rasgos y pequeños detalles que definen su identidad y que, poco a poco, reivindican su personalidad inconfundible, capaz de suscitar los más variados sentimientos del espectador. La clave está en cómo el escritor los define, los muestra y los hace crecer a lo largo del guión. Se trata de valores, emociones, actitudes y paradojas. Romper estereotipos y humanizar a los personajes para mostrar su profundidad y su amplitud. No están limitados, sino que tienen una vida personal y social, son producto de su cultura y de su ocupación, del lugar donde viven y de su propia historia. Dirigidos más por intenciones íntimas que por propósitos externos, influyen en la historia, mueven la acción y afectan el resultado final a través de sus actitudes, comportamientos y acciones a lo largo de todo el proceso de creación. Os dejo algunas preguntas interesantes para que las respondan vuestros personajes:

NOMBRE DEL PERSONAJE:

EDAD:

PROFESIÓN:

1.– ¿Principal rasgo de su carácter?

2.– ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre?

3.– ¿Y en una mujer?

4.– ¿Qué espera de sus amigos?

5.– ¿Su principal defecto?

6.– ¿Su ocupación favorita?

7.– ¿Su ideal de felicidad?

8.– ¿Cuál sería su mayor desgracia?

9.– ¿Qué le hubiera gustado ser?

10.– ¿Dónde le gustaría vivir?

11.– ¿Su color favorito?

12. – ¿Cuál es su animal favorito?

13.– ¿Sus autores favoritos?

16.– ¿Un héroe de ficción?

17.– ¿Su compositor/músico/cantante favorito?

18.– ¿Su pintor preferido?

19.– ¿Su héroe de la vida real?

21.– ¿Su comida favorita?

22.– ¿Qué hábito ajeno no soporta?

23.– ¿Qué es lo que más detesta?

24.– ¿Una figura histórica que deteste?

26. – ¿Cómo le gustaría morir?

27.– ¿Cuál es el estado común de su ánimo?

28.– ¿Tiene un lema?

 
1 comentario

Publicado por en abril 19, 2010 en Artículos, General, Guión, Novela

 

Etiquetas: , ,

H Editorial, todas mis historias

H Editorial es mi nueva página web, donde podéis encontrar mis cuentos, mi primera novela y algunos guiones. Todo mí material es de género fantástico y te lo puedes descargar en archivo PDF, gratuitamente, busca los enlaces.

Cuentos: Más allá del bosque, La fantástica historia de Roni, El regalo, Tiamat, Insidia.

Novela: El secret de Budhbhati.

Guiones: Más allá del bosque, ¡Hola! Me llamo Robinson, Planet Call, El libro.

H Editorial se crea con la idea de apoyar y promover el género fantástico, uno de los productos más arriesgados de la narrativa de los últimos siglos.

Cuentos o relatos, que aunque muchas veces cortos, se muestran siempre de manera interior en su tratamiento estructural y de personajes.

Protagonistas que nunca se rinden, siempre aguantan, con fe, con esperanza y sólo a nosotros nos queda esperar y ver qué pasa.

Un género sensible a lo sobrenatural, alejado del mundo real pero a la vez muy ligado a su condición de modernidad. Es sin lugar a dudas la magia, la sorpresa, la perplejidad frente a un hecho increíble; la pomposidad de lo maravilloso.

Son historias que nos enseñan que nunca hay que tirar la toalla y jamás dar la batalla por perdida. Los cuentos son como la vida misma, constantemente nos ponen a prueba.

Sucesos insólitos, grotescos, aterradores, nocturnos; lejanos a veces, pero siempre muy cercanos.

Espero que disfrutéis de la lectura.

 
1 comentario

Publicado por en febrero 21, 2010 en Artículos, Cuentos, Descargas, General, Guión, Notícias, Novela

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

La crisis según Einstein

aeinstein1

No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo.  La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.  La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.  Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.  La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia.  El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.  Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía.  Sin crisis no hay méritos.  Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.  Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro.  Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla. No trates de arreglar los problemas con la misma lógica que los creó.

Albert Einstein.

 
 

Etiquetas: , , , , , , ,